29/11/15

UN MONSTRUO DE MÚLTIPLES CABEZAS

Está claro que el terrorismo yihadista es una lacra que se va infiltrando en todos los países; una especie de cáncer que avanza sin ser visto, imbricándose, poco a poco, en el tejido social de la civilización occidental para contaminarlo, corromperlo e intentar destruirlo. 

¿Pero creen ustedes que machacando Siria, bombardeándola indiscriminadamente, masacrando a todo un pueblo, se va a acabar con esa bestia? Pues no, porque es como la Hidra de Lerna (despiadado monstruo acuático con forma de serpiente policéfala y aliento venenoso) al que, cuanto más cabezas se le cortaban, más le salían.


Esa bestia terrible, mitológicamente engendrada por Tifón (dios de las tormentas y huracanes) y Equidna (ninfa de ojos terribles y cuerpo de serpiente) solo pudo ser vencida por Hércules, pero necesitó de la ayuda de su sobrino Yolao para conseguirlo, quien, con una antorcha, iba quemando el cuello de cada cabeza a medida que Hércules las cortaba, evitando así que les volvieran a crecer. Antes de acercarse, ambos tuvieron la precaución de cubrir sus bocas y narices con unas telas, para que el fatal aliento del monstruo no los envenenara.

Finalmente la Hidra, ya sin cabezas, terminó muriendo. Entonces, Hércules aprovechó para mojar sus flechas en la sangre, también venenosa, de la bestia, convirtiéndolas así en armas mortíferas para los que pudiera herir con ellas.


¿No creen ustedes que se puede sacar alguna enseñanza de esta leyenda mitológica?

Resulta evidente que hay que buscar la forma de atajar el terrorismo internacional, pero ha de ser un remedio eficaz, no solo militar, sino cultural, político, económico, social, para que no siga creciendo esa espiral de odio que amenaza con ahogarnos irremisiblemente.
 

De todas formas, pregúntense antes ¿de qué se nutre esta bestia y quiénes la alimentan?

Los ciudadanos de este mundo artificialmente globalizado, no hemos alcanzado aún (los gobiernos, religiones ejércitos, fronteras... no lo permiten) el nivel de conciencia adecuado para entender lo que somos, y que podemos prescindir de ellos, de todo aquello que nos divide y enfrenta, porque más allá de colores, culturas, idiomas, razas, somos "el hombre" y, como decía  Jarcha en su canción "Libertad sin ira", en el fondo todos los humanos buscan lo mismo : "Tener su pan, su hembra y la fiesta en paz..."


Miguel Ángel G. Yanes

25/11/15

EL POETA PALESTINO ASHRAF FAYAD

Arabia Saudí ordena la ejecución del poeta palestino Ashraf Fayad por denunciar la persecución religiosa 

Las autoridades saudíes le acusan de apostasía. Las ONG denuncian la persecución del autor por su libro 'Instrucciones en el interior', donde relata su experiencia como refugiado

El poeta palestino Ashraf Fayad en una imagen de archiv. / EP
El poeta palestino Ashraf Fayad en una imagen de archivo. / EP
Arabia Saudí ha ordenado la ejecución del poeta palestino Ashraf Fayad por el delito de apostasía, es decir, negación del Islam, que el autor ha negado categóricamente mientras sus amigos y allegados denuncian que se trata de una venganza de la Policía religiosa saudí por relatar en su libro de poesía Instrucciones en el interior (2008) sus experiencias como refugiado y grabar actos violentos perpetrados por las autoridades.

"La verdad es que estoy realmente consternado pero no sorprendido, aunque lo cierto es que no he hecho nada que merezca la muerte", ha declarado Fayad, de 35 años de edad y organizador de exposiciones en sedes como la Biennale de Venecia, en declaraciones al diario británico The Guardian.

Palacio veneciano sede de la Biennale

Fayad fue detenido por primera vez por la Mutaween (la Policía religiosa saudí) en agosto de 2013 en la ciudad de Abha (suroeste del país) por insultar a Dios y al Profeta, así como de distribuir un libro de poemas que "incitaba al ateísmo". Sus amigos creen que fue detenido por grabar a la Policía religiosa mientras daban de latigazos a un hombre de esa ciudad.

Cinco meses después, en enero de 2014, Fayad volvió a ser arrestado y el tribunal le condenó a 800 latigazos y cuatro años de prisión. El escritor decidió apelar esta sentencia y, en respuesta, otro juez le condenó a muerte hace tres días al término de un proceso en el que Fayad no contó con representación legal, porque las autoridades le quitaron su identificación al detenerlo por segunda vez en enero de 2014, según explica la activista Mona Karim, que ha llevado su campaña por su liberación.

Ciudad de La Meca (Arabia Saudí)

"Cambiaron los jueces y al fiscal. El nuevo magistrado ni siquiera habló con él (Fayad), simplemente se dedicó a emitir el veredicto", denunció Karim, quien sospecha que Fayad recibió este maltrato como consecuencia de la discriminación habitual de la que son objeto los refugiados —o bidoon, esto es, apátridas— en el Golfo. Karim  destacó que, a pesar de ser considerado a todos los efectos un refugiado palestino, Fayad nació en Arabia Saudí.

"Me han acusado de ateísmo y de extender pensamientos destructivos por la sociedad", ha lamentado Farad en declaraciones al medio británico. Sus amigos denuncian que, cuando la Policía religiosa fue incapaz de demostrar sus acusaciones en un primer momento, comenzaron a increpar al escritor por fumar y llevar el pelo corto. Después, dos "agentes" declararon en el juicio que el autor había insultado a Dios en público.


Fayad negó estas acusaciones inmediatamente ante el juez. "Me arrepiento ante Dios Altísimo; soy inocente".  'Instrucciones en el interior' es un libro sobre mi persona, como refugiado palestino, y sobre asuntos culturales y filosóficos", dijo.

FUENTE: publico.es
Madrid - 21/11/2015


Este verso del poeta canario Agustín Millares, lo deja bien claro:
 

"Ningún pájaro vuela donde el aire no existe"

23/11/15

AL PUEBLO, PAN Y CIRCO


Ésa era la máxima de los emperadores de la antigua Roma para tener al pueblo controlado.


Aquí, dos mil años después, se sigue empleando la misma técnica, si bien, el circo, que ha cambiado de nombre y de escenario, genera pingües beneficios con los que ni siquiera se atrevieron asoñar los dirigentes del Imperio, mientras que el pan comienza a escasear en muchas mesas.

Sinceramente, a mí me importa un rábano este circo moderno. No soy forofo, ni hincha, ni seguidor de ningún manípulo, cohorte o legión de futboleros. No quiero decir con esto que no me guste el fútbol, tan solo que me da igual quién gane, tenga los colores que tenga. Que lo haga aquel que mejor juegue, aunque no siempre la suerte y la justicia avancen de la mano.


Desde niños, los padres, los tíos, los amigos... nos obligan a decantarnos por un determinado club, unos colores, emblemas y bufandas (con las que hay que cargar aunque no tengas frío). Nos enseñan a aplaudir y arengar hasta desgañitarnos las acciones del equipo al que se vende el alma, y abuchear como energúmenos todo lo que haga el equipo contrario, por muy bueno que sea; atendiendo más a las vísceras que a la razón.

En el fondo, ese circo cumple una función social que los gobiernos controlan desde antaño: consiste en desfogar a los ciudadanos, restarles fuerzas y energías, para que no les queden ganas, durante el resto de la semana, de echarse a la calle para reivindicar lo que en buena lid les corresponde y ellos se empeñan en negarles.


Lo peor del asunto, es que este deporte (tal cual está enfocado), libera de tensiones y angustias cotidianas solo cuando se gana, pero enquista en el alma la rabia sorda de perder, y eso nos daña irremisiblemente. 

Parece un disparate, pero puede llegar a convertirse en odio.

Miguel Ángel G. Yanes

21/11/15

LUIS ALBERTO DE CUENCA

Luis Alberto de Cuenca Prado

Con la la lluvia ácida que está cayendo, desde hace años, sobre la cultura en este puñetero país, un rayo de esperanza parece abrirse paso a través de esa larga tormente: se llama Luis Alberto de Cuenca Prado, y es un filólogo, poeta, traductor, ensayista, columnista, crítico, editor literario e investigador español que, recientemente ha sido designado Secretario de Estado de Cultura.


A mí, que ya soy perro viejo, este nombramiento, a estas alturas de legislatura (solo queda un mes para las generales) me suena a un intento desesperado por parte del gobierno de Mariano Rajoy, de congraciarse con los estamentos culturales, que tanto han machacado en los últimos tiempos.


A fuer de ser sincero, he de reconocer la incuestionable valía de Luis Alberto de Cuenca, en quien pongo grandes esperanzas. Solo me resta felicitarlo y desearle buena travesía, que aferre con fuerza la rueda del timón y dirija la nave a buen puerto, porque no le queda otra que navegar a través de la tormenta.


Miguel Ángel G. Yanes

17/11/15

HERIDA DE MUERTE

Françoise Hollande, Presidente de la República Francesa
 
Si los parlamentarios franceses aceptan la solicitud del Sr. Hollande de modificar la Constitución y, restringiendo las libertades ciudadanas, prolongar el Estado de Emergencia durante tres meses (el máximo permitido actualmente es de 12 días) modificando así la ley para adaptarla a la situación actual tras los atentados de París, dándole un poder casi ilimitado al gobierno de turno, entonces podremos decir que la Democracia está herida de muerte y que los terroristas se habrán salido con la suya,  porque eso es lo que buscan: que la civilización occidental viva en un permanente estado de excepción, azuzada por el miedo.


Miguel Ángel G. Yanes

15/11/15

DOLOR, TRISTEZA E INDIGNACIÓN









No solo en París, sino en muchas ciudades del mundo, ciudadanos anónimos han querido rendir un homenaje a las víctimas de los atentados terroristas de París, improvisando altares callejeros con velas, flores y mensajes, manifestando así el dolor, la tristeza y la indignación que los invade, pero también para dejar constancia de su apoyo a esos principios fundamentales de la convivencia:

Libertad, Igualdad y Fraternidad

Ciudadano Plof

14/11/15

LA BARBARIE TERRORISTA SACUDE EL CORAZÓN DE EUROPA

La masacre provocada por los atentados terroristas
de ayer viernes (13/11/2015) en París,
deja 127 víctimas mortales y 180 heridos,
la mitad de ellos en estado crítico.

 Luto en París

La "Ciudad de la Luz", capital cultural de Europa y una de las ciudades con más "glamour" del mundo, ha sido atacada salvajemente por unos supuestos terroristas internacionales.

Los lemas de la República:"Libertad, Igualdad y Fraternidad" parecen no convencer demasiado a determinados intereses, empeñados en destruir todo aquello que brille con luz propia.

Ciudadano Plof

11/11/15

JAVIER DE LA ROSA

"La Poesía existe en todo lo que está bien escrito"


No es la primera vez que premian su obra en Italia. Un poemario de 30 versos titulado "Huella en el alma" acaba de conquistar el galardón Ciudad de Nápoles que concede la Academia Federico II. "Italia es un país abierto a la cultura y a los artistas", destaca el poeta y pintor canario. Un creador que en los últimos años ha abierto un diálogo poético entre España e Italia a partir de una raíz común: el latín.


¿Da la impresión de que su obra es más valorada en Italia que en casa?

Nadie es profeta en su tierra y en las Islas, especialmente, las cosas no se valoran en su justa medida. España siempre ha sido un poquito especial, no en cuanto a generar artistas, sino en el apoyo que le ha dado a estos. Normalmente le dio la espalda... Pero eso también ayuda al creador porque al final tristemente te sientes obligado a buscar fuera lo que se le niega en su país.

¿Recuerda su primer poema?


Nunca memorizo nada de lo que escribo (ríe), pero no soy el único poeta al que le pasa... Por eso recurro a la lectura. El que han premiado en Nápoles es un poema intimista ("Huellas en el alma") en el que relato una faceta de mi vida que toca de lleno la pérdida de un ser querido como consecuencia de un fallo médico. Aquella experiencia la sufrí con 25 años y por fin la pude "vomitar" a través de un poema. Es una composición que transmite un dolor muy intenso. Al cabo de cuarenta y pico de años encontré el valor para hablar del fallecimiento de mi esposa y del hijo que venía en el parto. "Huellas en el alma" está basado en las interioridades de esa experiencia traumática. 


Muchos poetas se ven obligados a entrar en el territorio de la prosa para encontrar el reconocimiento que no se les ha dado a su obra, ¿por qué sigue costando vender un buen verso? 

En mi caso siempre he llevado aparejada la poesía con la prosa. Prosa y poesía tienen el mismo peso en mi obra y así lo he manifestado en varios artículos periodísticos: en la prosa siempre hay poesía, aunque aparentemente parezca que no existe... La poesía existe en todo lo que está bien escrito. Un poema nunca debe ser un sinónimo de intelectualidad cerrada. 

¿Pero hay personas ven la creación poética como si un "cuerpo" extraño? 
 

No debería ser así... La poesía es vida y es un sentimiento arraigado del lirismo; un lirismo nada superficial que tiene su público. Algunos apuntan que este no es tan popular como el que se siente atraído por la prosa, pero eso no es verdad: tanto prosa como poesía tienen sus lectores. No es cierto que la poesía no tenga aficionados, pero en España los valores culturales están bajo sospecha desde hace años. La poesía mejorará en cuanto mejoren los conocimientos poéticos dentro de la enseñanza. En eso Italia también nos gana... A los jóvenes hay que convencerlos de que poesía no es lo mismo que aburrimiento.

¿Cuál es la fuerza de un poema?  

En un buen poema se puede llegar a concentrar una obra narrativa muy extensa. Un verso, si está adecuadamente armado, narrado y conceptuado, puede decir en 30 versos más cosas que mil páginas de una novela. Esa condensación de toda una vida solamente es posible a través de la poesía.

¿En qué está trabajando en la actualidad?


Digamos que estoy trabajando en un proyecto en prosa... Trato de abrirme paso en una novela, pero tampoco le voy a dar demasiadas pistas porque este es un país muy dado al hermanamiento. Se podría llamar de otra manera más fea, pero si lo dejamos en hermanamiento suena menos brusco. Está basada en un personaje histórico y el ostracismo que sufrió en una fase de su vida. Es un ser que deambula en un soliloquio por destierro... ¿Lo dejamos ahí?

No sé si tiene que ver con ese hermanamiento, plagio o querencia por lo ajeno, ¿pero por qué cuesta tanto que un creador se sincere ante un proyecto que aún está por venir? ¿Es una cuestión de mal fario? 

Sí que existe un poco de mal fario. Cuando hablas abiertamente de lo que estás haciendo el riesgo de que eso no se cumpla o aparezca por otro lado se multiplica. Es una tontería, pero a veces se terminan malogrando cosas en las que has invertido mucho tiempo.

Sobrevivir tanto tiempo de la literatura, en su caso de la poesía, es un acto casi milagroso, ¿no?
 

Sí que lo es... Si no llega a ser un auténtico milagro se le parece mucho. Entregar tu vida día a día a la literatura es un gesto bastante generoso que no suele estar bien recompensado. En cualquier caso, aquí seguimos porque la poesía es mi vida.

"Ya no espero un trato especial en Canarias"

El poeta lagunero Javier de la Rosa (1949) asegura sentir un cariño especial por la Editorial Leoncio Rodríguez. "En el año 1990 tuve el honor de ganar el Premio Leoncio Rodríguez. Entonces no existían los Premios Canarios y esa era la máxima distinción que podía recibir un creador en este Archipiélago", agradece el poeta y senador en Literatura de la Academia de Arte Moderno de Italia. "Fue un trabajo muy arduo e insisto que ese momento el jurado decidió apostar por un trabajo que siempre voy a recordar", rescata el autor del reconocido "Galdós enamorado". Sobre los méritos acumulados a nivel internacional -Medalla de Plata en Poesía Ciudad de París, Premio de Novela Mario Rapisardi (Italia) o Premio Hermann Hesse Academia Michel Angelo (Italia)-, únicamente se atreve a decir que "ya no espero un trato especial en Canarias. Hace años que mi vida circula por otros derroteros. He tenido que buscar fuera de casa lo que aquí no me daban aquí", relata el autor de los textos "De Astorga y el Poeta", "Arautápala Cuerpo del sueño", "Galdós enamorado", "Con poco tiento", "Galágados"; "El zoo erótico", "Río branco", "Agaete de mar de luna" o "La luna y el genitivo".


FUENTE: eldia.es
Literatura - Jorge Dávila
S/C. de Tenerife - 10/11/2015


Ha sido para mí una gran alegría reencontar, aunque solo haya sido a través de la prensa, a Javier de la Rosa, después de tanto tiempo sin saber nada de él; sobre todo para poder congratularme por el reconocimiento internacional de su obra, ya que, pese a quien pese, Javier de la Rosa es uno de nuestros poetas más válidos, merecedor, a mi juicio, de tales distinciones... y de otras que nunca ha recibido.

Nos conocimos allá por los años 80, cuando ocasionalmente acudía a las veladas literarias que manteníamos en casa de la poetisa palmera Mª Nieves Samblás, donde se gestó aquella asociación de Poesía, "Uni-verso", de la que me cupo el honor de formar parte, aunque terminaría siendo su primer disidente.

Ambos solíamos enredarnos a menudo en la dicotomía gnosticismo-agnosticismo; no en vano, la dura experiencia vital de Javier, le había dado una óptica de la realidad que lo acercaba totalmente a uno de los términos, mientras que yo tiraba de la hebra desde el otro extremo.

Recuerdo con nitidez cierto día, en el que, con motivo de las Fiestas de Mayo, fuimos invitados a ofrecer un recital poético en el Parque García Sanabria. Javier fue el primero en tomar la palabra ante la nutrida audiencia y comenzó a recitar "Ivette", lo que ocasionó un cierto revuelo entre el público, poco acostumbrado a un lenguaje tan crudo y desgarrado como el de aquel poema sobre una prostituta parisina, que luego aplaudirían largamente.


Mi memoria, que ya no es tan buena, no consigue recordar si fue Octavio Paz o algún otro poeta de su generación quién, parafraseando a Blas de Otero, dijo aquello de:

"Da miedo pensarlo, pero apenas me leen unos cuantos intelectuales".

Se supone que el poeta es la voz del pueblo, pero el pueblo no conoce a sus poetas. Cosa de los gobiernos y de su poco interés por culturizar a los ciudadanos, no sea que espabilen.

 

7/11/15

CAMPANA ROTA (POEMA)

 

(A Arturo Maccanti)

Dicen que el estropicio
Que se escuchó
De madrugada fue
Cosa del Diablo, quién,
Con nocturnidad y alevosía,
De fugaz dentellada
Arrancó aquel pedazo
A la nueva campana
De la iglesia del pueblo.

Piensan que lo hizo así
Para que los fieles
No acudieran a misa.

Yo sé que no fue Él
Porque esa noche estuvo
Conmigo y otros diablos
Jugando al escondite
Con Dios y sus arcángeles.

Y es que le importa un pito
Que las gentes acudan
A rendir pleitesía
A su hermano gemelo.

Sabe que aunque a diario
Se decidan a hacerlo,
Para nada asegura
Que no pueda quedarse
Con sus débiles almas.

La campana fue rota
Por la ira profunda
De un ciudadano ateo. 

Y no fue por llevarle
La contraria, ni al clero,
Ni a las tristes beatas,
Ni a la feligresía,
Sino porque el tañido,
Que estremecía incluso
La espadaña era
un diario tormento
Para su atribulada
Conciencia y sus oídos.

Miguel Ángel G. Yanes

5/11/15

TEILHARD DE CHARDIN, 60 AÑOS DESPUÉS


Teilhard de Cahrdin

La celebración este año del 60 aniversario de la muerte del gran  paleontólogo y a la vez místico Pierre Teilhard de Chardin constituye sin duda un buen momento para acercarnos  a la obra de una de las personalidades  más carismáticas,  influyentes  y  controvertidas  del siglo XX. Nieto del mismísimo Voltaire,  famoso por su radical anticlericalismo,  el jesuita Teilhard de Chardin no  comprendía  que pudiera haber   contradicción alguna entre evolucionismo y espiritualidad, en una época en la que Darwin era para la  religión, anclada en las teorías fixistas más reaccionarias,  “el dedo del diablo”.

Pero Teilhard fue un hombre capaz de mover los cimientos de la  doctrina de la mismísima Iglesia Católica,  que a los pocos años de su muerte reconoció su obra y modificó su rechazo a la evolución favoreciendo que, de modo muy positivo,  la ideas  de Darwin fueran aceptadas por centenares de millones de personas,  ampliando extraordinariamente el  espacio de  influencia de las teorías evolucionistas.

Hay un  Teilhard de Chardin científico, con centenares de artículos en las mejores revistas geológicas y  paleontológicas de su época.  Hay varias especies de fósiles que llevan su nombre: theillardi, theillardus….. Fue uno de los descubridores del Hombre de Pekín y del Hombre de Cromagnon.

Réplica de cráneo del Hombre de Pekín

Pero Teilhard,  además era un místico. Cuando los demás colegas salían de la excavación y colgaban las botas de paleontólogo, él escribía de mística. Sus obras,  perseguidas por la censura, se publicaron  como borradores, que iban de unas manos a otras, hasta su muerte.  Pero no renunció a sus ideas.

Teilhard  es un evolucionista radical,  incluso escribe la palabra  con mayúscula. Sabe que las resistencias a la evolución, a  su avance,  tarde o temprano no servirán para nada. De todos modos para él fue tarde. “El fenómeno humano”, su libro más relevante y que fue publicado póstumamente,  llevaba en las primeras páginas la adhesión de decenas de profesores, investigadores…como un escudo protector, como  avaladores, ante el temor a la censura.

El propio autor relata que ya en el noviciado de jesuita quedó fascinado por la teoría de la evolución, “ la palabra  evolución me venía una y otra vez a la cabeza…….Esa palabra mágica –evolución- que sin cesar volvía a mi pensamiento como un estribillo, como un sabor, como una promesa, como una llamada… (El corazón de la materia).


Pierre Teilhard de Chardin nace en 1881 en la zona volcánica de  Auverne, en el límite entre la Francia occitana y la Francia del norte.  Su vida y su obra se hallan también en la frontera entre la ciencia y la mística. Muere en el exilio, en Nueva York , en 1955.

Para Teilhard, el poder de los hombres  es como esos castillos  de arena que construyen los niños  en la playa.  La marea se los lleva irremisiblemente. La gran marea de la Evolución se lleva por delante la ignorancia, el aferramiento al poder, tan  frecuente en todas la instituciones.

Trabajaba en el Museo Botánico de París, era  un joven profesor con un  prometedor  futuro como investigador. Pero una filtración de unos borradores sobre la mística de la evolución que desaparecen misteriosamente de su despacho le enfrenta a la censura. No se retracta y es enviado a China.

Museo Botánico de París

Teilhard pasará la mayor parte de su vida en China de  1926-1946. Allí escribe entre 1938 y 1940, “El fenómeno humano”.  Sigue la tradición jesuítica de la vinculación con Asia y de  hacer de  puente entre  Oriente y  Occidente: San Francisco Javier, Mateo Ricci,.Arrupe…Vuelve a Francia tras la revolución china de la que consigue escapar refugiándose en la embajada francesa en Pekín.

Se pueden establecer paralelismos con otros místicos como Santa Teresa que también sufrió la censura, con San Juan de la Cruz que hasta tuvo que escapar de la cárcel, o  San Ignacio también estuvo preso por la Inquisición. Podríamos decir aplicando las teorías de Foucault  que el poder y la mística, con su libertad radical,  nunca se llevaron bien. Y es importante resaltar que la mística forma parte de la creatividad humana, con una larga tradición en las todas las culturas del planeta,  y no forma parte  del área del trastorno mental como plantea la psiquiatría reduccionista actual para la que la salud mental es la mera adaptación a las normas sociales dominantes, cercenando la enorme psicodiversidad de la mente humana, de la que forma parte la mística en todas las tradiciones culturales.

El péndulo de Foucault

Al regresar a Francia a consecuencia de la revolución china, Teilhard  sufre su primer infarto y una depresión. Se tiene que exiliar ahora a Nueva York aunque realiza investigaciones en todo el mundo: Africa del Sur, Latinoamerica… Su etapa final fue muy difícil. Sin embargo, apenas unos años después de su muerte se inicia el Concilio Vaticano II y Teilhard será uno de sus más importantes inspiradores, todo un referente. La gran marea de la Evolución, en la perspectiva de Teilhard.  ha hecho finalmente su camino allanando las resistencias.

Tanta tenacidad, tanta generosidad, a pesar de la incomprensión, no serían en vano y acabaron teniendo su premio.  Murió pensado que su obra no era aceptada y comprendida. Por todas estas circunstancias personales, por su rebeldía, Pierre Teilhard de Chardin, ha entrado en la leyenda.

No es que finalmente sus ideas sean reconocidas, es que sus ideas evolucionistas  forman parte de esa marea que hace que los viejos castillos de la resistencia, acaben cayendo. El mismo formaba parte de esa fuerza evolutiva en la que tanto creía.


La Evolución para Teilhard permite superar de una vez la dualidad mente-materia, un grave error para él. Desde su visión mística, el corazón de Dios se halla en el corazón del mundo atravesado por la presencia de lo divino, lo que denomina “el medio divino”.  La acción creadora de Dios tiene lugar a través del inmenso proceso evolutivo del universo.

“Todo lo que yo puedo llegar a escribir es solo una parte de lo que siento que se asemeja al fuego” , escribe.  Como es sabido,  la referencia al fuego es fundamental en todas las tradiciones místicas desde Oriente a Occidente. “Soy un viajero entre diferentes mundos”, escribirá también.

“ Desde un punto de vista meramente positivista, el Hombre es el más desconcertante y misterioso de los objetos descubiertos por la ciencia……el Hombre tal como la ciencia consigue reconstruirlo es un animal como los demás, tan poco diferenciable por su anatomía ….pero por los resultados biológicos de su aparición ¿no es justamente algo muy diferente?  (Página 169. El fenómeno humano).


Plantea que la evolución es un complejo proceso que puede ser estudiado desde la ciencia y que conduce hacia un punto omega. “ una colectividad armonizada de conciencias, que equivale a una especie de superconciencia” . Se puede ver aquí una premonición de la idea de internet. La materia evoluciona hacia el espíritu desde los planteamientos de Teilhard.

Desde su perspectiva mística, La Evolución conduce a la complejidad, a una gran unidad. Considera que hay “una energética” un motor en la evolución que tiende a la unidad y al amor. Considera que...

el amor es la base de la felicidad humana.

FUENTE: publico.es
Salud mental en tiempos difíciles 
Joseba Achotegui
31/10/2015
 

3/11/15

EL CEMENTERIO DE SAN RAFAEL Y SAN ROQUE


Anteayer, festividad de Todos los Santos y víspera de Difuntos, conseguí visitar, por primera vez, el antiguo cementerio de Santa Cruz de Tenerife, con el que me une un extraño vínculo.

Inaugurado en 1810 a raíz de una epidemia de fiebre amarilla, dejó de ser un lugar de enterramiento en 1916 al construirse el nuevo cementerio de Santa Lastenia en la periferia del municipio, ya que, el de San Rafael y San Roque no tenía posibilidad de ampliación, al haber quedado rodeado por completo de edificaciones en el centro de la ciudad.


Mi relación con ese sagrado recinto (que no había pisado nunca) se remonta a los años de mi infancia, en los que, con cierta periodicidad acudíamos a visitar a Ángel, el hermano mayor de mi abuelo paterno, y a Teresa, su esposa, que vivían en una antigua casa adosada casi a la tapia del cementerio, de la que sólo la separaba un estrecho patio de cemento.

Recuerdo que siempre había cajas de madera apoyadas en el muro, lo que me permitía, subiéndome a ellas,  atisbar el interior del camposanto.


Han pasado más de 50 años, y esas imágenes siguen nítidas en mi memoria como si mirara aún por los ojos de aquel niño que fui; pero al parecer algo no cuadraba en mi historia: cuando yo contaba que, desde esa improvisada atalaya, presencié alguna comitiva portando a hombros un féretro para proceder a su enterramiento, todos abundaban en la imposibilidad de que hubiera podido contemplar tal escena, habida cuenta de que, una vez inaugurado el nuevo cementerio, allí no se volvió a enterrar a nadie.

Pero, hete aquí, que por esos lazos de la "causalidad", el pasado uno de noviembre, alguien pudo corroborar que mi historia era cierta, que no era fruto de invenciones o sueños, sino real como la muerte misma.
 

Al parecer, no volvió a excavarse ninguna nueva sepultura desde 1916, pero sí se efectuaron enterramientos en los panteones ya existentes hasta los años 60 del pasado siglo.

Esta valiosa información se la debo a Isauro Luis Abreu García-Panasco, a quien tuve la suerte de conocer en esa visita postergada, por toda suerte de olvidos y avatares, durante tantos años.


Dos cosas más:

Primera) Diciembre de 1973. Mi abuelo Juan y yo, que transitábamos a pie por la calle Fernández Navarro (en aquella época habilitada al tráfico) al llegar a la altura del cementerio nos vimos obligados a descender de la acera, obstaculizada esta por los escombros de una obra cercana, cuando fuimos atropellados por un coche que se dio a la fuga. El incidente, que se saldó con unos puntos en la cabeza, diversas contusiones y arañazos, ocurrió aquí mismo, en el lugar que muestra la fotografía:


Segunda) Cierta noche, allá por los años 80, regresando de las Cañadas del Teide, después de celebrar, a nuestro modo, el solsticio de verano, un grupo de amigos acertamos a pasar por delante de ese antiguo cementerio. La mayoría, como supongo ocurrirá a muchos santacruceros, ignoraba su existencia. Allí conté de nuevo mi relato, lo cual fue óbice para que, esta vez sí, soñara con posterioridad con aquel recinto que, en el sueño, tras atravesar la puerta de entrada, venía a ser una enorme cueva de techo bajo y plano, donde una multitud de personas esperaba algo con verdadera expectación.

Cuando mis ojos se habituaron a la penumbra, distinguí, en el lateral izquierdo de la gruta, a un ser andrógino que, con los brazos abiertos exhortaba al público asistente desde un púlpito excavado en la roca. Sobre él, unas puertas de madera, indistinguibles hasta entonces, se abrieron de golpe y una enorme cornucopia comenzó a derramar su abundancia de bienes sobre los presentes.


Miguel Ángel G. Yanes