25/2/13

MONTAÑA ROJA Y EL VOLCÁN DE LA CORONA


En la noche de los domingos, siempre y cuando no haya alguna buena película que lo solape, suelo ver el programa Cuarto Milenio, dirigido por el periodista Iker Jiménez en Cuatro TV. A veces me resulta  interesante y otras no tanto, tal vez porque determinados temas resultan estar ya demasiado trillados, pero no dejo de reconocer su labor de divulgación e investigación sobre asuntos relacionados con el mundo del misterio, de lo paranormal y de lo desconocido, harto complejos de por si. Prueba de su buen hacer son los múltiples años que el programa lleva en pantalla.


Pues bien, dicho lo anterior, reconozco públicamente que comencé a escribir esta entrada, no con la idea de enmendarle la plana a Iker, sino de aclarar que había sufrido un lapsus confundiendo Montaña Roja (Playa de la Tejita - Tenerife) con el Volcán de la Corona (Lanzarote) al relatar una determinada experiencia; cuando, aguijoneado por una ligera sospecha, busqué en la Red y encontré que el topónimo se repite en ambas islas.

Existe también en Lanzarote una Montaña Roja, y a ésa es a la que Iker hacía referencia.


Estaba claro, según su relató, que la ascensión no se produjo a la Montaña Roja del sur de Tenerife, ya que, la cima de ésta, en principio carece de cráter (desmoronado en su momento), y además, para llegar a ella tan sólo existe una vereda. Mientras que Iker hablaba de un trayecto por una ¿carretera? próxima a un cráter, lo que me llevó (mea culpa) a identificarlo con el de La Corona en Lanzarote; y es qué, años ha, subiendo en coche desde el pueblo costero de Órzola por la LZ-201, y después de desviarme por el conocido como Camino Cuervo, tuve una experiencia similar a la que él relata. La carretera trepa y discurre relativamente cerca de las fauces abiertas del volcán de La Corona, y si encima se encuentra, como aquel día, semienvuelto en la niebla... al enfrentarte a él, un escalofrío te corre por la espalda, y uno intenta alejarse de allí lo más rápido posible:

¡Es un miedo atávico!

Miguel Ángel G. Yanes

La Montaña Roja tinerfeña es un cono volcánico de arenas rojizas de 171 metros de altura, localizado en la costa del municipio de Granadilla de Abona, en el sur de la isla canaria de Tenerife; viene a ser un antiguo cráter semiarrasado por la acción erosiva del mar, con una mitad emergida y la otra mitad sumergida, y se halla conectada a la Isla por un brazo de materiales volcánicos. Resulta ser una verdadera curiosidad geológica como producto de una erupción litoral. En su cima se ubica un vértice geodésico. 


La Montaña Roja lanzaroteña es un volcán de tonos rojizos, ubicado en mitad de una llanura denominada Punta Pechiguera, perteneciente al municipio de Yaiza (Lanzarote) y cercano a la zona turística de Playa Blanca. Tiene una altura de 196 metros y posee un enorme cráter de 350 metros de diámentro y 50 de profundidad. La fuerte presión urbanística en sus laderas ha deteriorado bastante el entorno en los últimos años.


El Volcán de la Corona se alza sobre la meseta de Guatifay, en la isla canaria de Lanzarote; alcanza los 609 metros sobre el nivel del mar, siendo el segundo punto más alto de la isla. Su cráter tiene 450 metros de diámetro y 109 de profundidad. Posee un espectacular tubo volcánico de unos siete kilómetros de longitud, que incluso se adentra un kilómetro y medio bajo el mar, en lo que se llama el Túnel de la Atlántida. Parte de ese tubo volcánico es conocido como Cueva de los Verdes y se puede recorrer previo pago, siempre con el material adecuado para ello y con un guía al frente.


Datos tomados de la Wikipedia (la enciclopedia libre)

21/2/13

SANTA CRUZ DE LA PALMA - INDIANOS 2013

Calle Real

Plaza de la Alameda

Cuarteto de indianos con Los Viejos al fondo 

Trío de indianos en la Avenida

Pareja de indianos ante Los Viejos

Negrita risueña

Madrugada de indianos
  
Lluvia de talco
 
 Bailando sobre el muro de la Alameda

El carnaval palmero tiene duende

17/2/13

LA BUENAVENTURA CARNAVALERA

El pasado sábado de Piñata, a golpe del mediodía, después de oir la batucada conjunta de las nueve comparsas carnavaleras en la Plaza de la Candelaria, ascendíamos, mi mujer y yo, por la calle del Castillo, cuando una gitana nos detuvo y nos echó la buenaventura; mejor dicho, se la echó a ella, porque yo no salí muy bien parado que digamos. Le tomó la mano izquierda y "leyendo" en su palma, predijo:


- Vas a sacarte la lotería; luego te quedarás viuda, pero volverás a casarte de nuevo.

Ya verán ustedes la gracia que me hizo tal augurio, aunque no fuera una gitana verdadera, sino una compañera suya de trabajo que, debidamente disfrazada, bajaba a disfrutar del carnaval.

"La madre que la parió..." pensé para mis adentros. Mira que estas cosas que se dicen sin pensar, suelen tener sus buenos acertones, tal vez porque son puestas en nuestras bocas por otras entidades; esas mismas que hacen decir siempre la verdad a los borrachos y a los niños.

- ¡Vade retro, mascarita!

Miguel Ángel G. Yanes
 

9/2/13

LA CUENTA

La tía Antonia (tía de mi abuela para ser exacto) a pesar de que andaba por los ochenta años, era una mujerona de poderosos brazos, que con un brío inusual para su edad, sacudía y estregaba la ropa en la piedra de lavar; así llamada porque, antes de ser fabricadas de cemento o de mampostería, consistían en una piedra convenientemente ahuecada para tal uso, aunque puede que el nombre provenga también de la piedra contra la que, en los charcos de barrancos o estanques, se frotaba la ropa al ser lavada.

La tía Antonia venía todos los sábados a echarle una mano a mi abuela con ese quehacer, a cambio de unas monedas y un contundente almuerzo. Desde lejos se oía el golpeteo rítmico de las prendas sobre la superficie acanalada de la piedra de lavar. Aunque hacía de lavandera ocasional (mucho antes de que el invento ese de la lavadora eléctrica llegara a nuestra casa) su verdadera profesión era la de pescadera ambulante. Aún la recuerdo con la cesta sobre la cabeza, voceando su mercadería a pleno pulmón:

- ¡Al pescado... al pescado... al pescado fresquito!... ¡Hay chicharros, chopas, bogas, salemas...!

Fue un día en el que, tras haber lavado y tendido la colada semanal, mientras comía, me dijo:

- ¡Niño!... ¿Tú sabes de números?

- ¡Sí! Respondí resueltamente.

- Pues a ver si me haces una cuenta.

Obediente, fui a por la maleta del colegio (el cabás) y sacando lápiz y papel, me senté frente a ella dispuesto a complacerla. Entonces me fue diciendo: "Cinco de esto, catorce de aquello, veinte de lo otro, tres de no se qué..." así hasta finalizar la larga lista de los productos que había comprado en el mercado.

Lo sumé todo a conciencia y le dije:

- Tía: el total son "tantas pesetas".

- ¡¿Cómo va a ser eso?!... ¡Tú no sabes de cuentas!

Confundido, volví a repasar la suma con detenimiento, pero me dio la misma cantidad.

- ¡Quita, quita!... ¡¡¡Melania!!! gritó, llamando a su sobrina que se hallaba en el patio.

- Mira a ver si tú me sacas esta cuenta, que tu nieto no sabe.

Melania, que también era analfabeta como ella, comenzó a calcular mentalmente lo que su tía le iba diciendo: "Tanto de esto, tanto de lo otro... y fue entonces cuando, buena conocedora de los precios, se percató de que le daba unos en duros y otros en pesetas...


¿Cómo me iba a salir a mí la cuenta?

Miguel Ángel G. Yanes

7/2/13

OTRA VEZ (POEMA)



Ahora que eres jefe,
Te vuelven, otra vez,
A brotar las espinas.

Te amarillean las hojas,
Y las flores, resecas,
Ya cristal o papel,
Se deshacen despacio
En tu cólera abrupta.

Aplaca tu voz
Y tus gestos de mando,
Ten mesura, recuerda
Que los familiares
No vienen a ser
Subordinados tuyos.

Y ándate con ojo…
No repitas, otra vez,
Errores del pasado.

Yo pensé que los palos
Que la vida nos da
Nos hacían aprender.
Pero se nos olvidan
Demasiado deprisa
Cuando, otra vez, se vuelve
A la inasible y frágil
Cresta de alguna ola.

De una ola que, al pronto,
Caerá por su peso,
Deshilachada en gotas
Por el aire y será
Un devenir de espuma
Efímero y fugaz
Sobre la playa, y luego
 Nada de nada…¡nada!:

Desaparecerá absorbida
Por los granos de arena.

Recuerda quienes fueron
Los que, en los malos tiempos,
Te echaron un capote.
No los dejes de lado.

Y recuerda también
A quienes no quisieron
Recibirte siquiera
Y vuelven, otra vez,
A cruzar por tu vida.

Valora a unos y otros
Y decide después.

¡Ah!... Y nunca te avergüences
De los tuyos.

Miguel Ángel G. Yanes

3/2/13

VIAJE A LA INTOLERANCIA

Siempre he intentado ser tolerante con las creencias e ideas ajenas, ya sean religiosas, políticas, sociales... pero me jode tremendamente que muchos "ajenos" no lo sean con las mías. Porque éste de la tolerancia no es un viaje de ida y vuelta, no; resulta que, cada vez que salgo a navegar con ellos, siempre soy yo el equivocado, el más alejado de la sensatez, de lo "políticamente correcto" (me meo), de la verdad y de su dios (cosa, ésta última, que me trae al fresco). Al parecer, siempre llevo la maleta llena de ideas revolucionarias, de conceptos manidos, de barbaridades y de herejías que, según dicen, pesan como el plomo y amenazan la flotabilidad de la su nave.  

Hasta que hoy, a mitad de travesía, lejos aún de atracar la conversación en algún puerto, tuve un problema de índole sexual entre las piernas: ¡se me hincharon de pronto los cojones! Así que decidí arrojar la maleta por la borda y tirarme tras ella. Y aquí estoy, en mitad de la mar, aferrado a su tapa, pataleando, intentando llegar a mis orillas, porque resulta que (contra todo pronóstico ajeno) esta maleta flota.

Lo que no entiendo es por qué coño tengo tantos amigos fachas de izquierda y de derecha...

Me arde la lengua, pero no es de mordérmela. Debe ser de la tinta o de la mala leche que me han aderezado con pimienta.

Miguel Ángel G. Yanes