27/12/12

¿POR QUÉ GRITAMOS?

"El saber y la razón hablan; la ignorancia y el error gritan"

¿Por qué gritamos? No sé si esta pregunta puede tener una respuesta cabal o, al ser algo impropio de la razón, cualquier intento de explicación resulta vano. Quizá, puestos a elucubrar, gritamos porque es un mecanismo de liberación de energía sencillo de utilizar. Es rápido (instantáneo) y no requiere de un especial desgaste intelectual para su uso.


Si repasamos los motivos podríamos identificar claramente varios que nos inducen a gritar; desde el dolor, al miedo, pasando por la ansiedad, la frustración, la inseguridad, la decepción, la rabia, la desesperación, el desconsuelo, la insatisfacción o la necesidad de reafirmar una autoridad que no ha sabido imponerse de otra manera.

Si lo pensamos bien, el grito es una forma de desahogo egoísta e injusta, porque nos liberamos de una tensión propia para hacerla recaer sobre alguien más. Es una forma egocentrista de obtener la serenidad, traspasando nuestro malestar a otros.

Las palabras dichas en un momento de furia pueden resultar muy hirientes y abrir abismos insalvables entre personas que tal vez se aprecian, por lo que la primera y fundamental recomendación sería aprender a controlar las emociones y a dilatar el enojo. Aunque las ganas de liberarnos de aquello que nos molesta sean enormes, deberíamos tener la capacidad de quitarle fuerza a ese sentimiento negativo y posponer una respuesta, que siempre será infinitamente menos abrupta que la provocada en un momento de cólera ciega.


Si, obviamente, es muy difícil detener un grito cuando surge en el alma de forma espontanea, y es perdonable -nadie es perfecto- que alguno se escape sin pretenderlo; el problema es que se acabe convirtiendo en un hábito. Lo mejor es no dejar que los gritos callen lo que queremos decir, porque esta es otra de sus paradójicas características: cuanto más se grita, menos se escucha.

¿Por qué gritan las personas?

Un dia Meher Baba preguntó a sus mandalies lo siguiente: ¿Por qué las personas se gritan cuando están enojadas? Los hombres pensaron unos momentos y respondieron: "Porque perdemos la calma, por eso gritamos."


Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? preguntó Meher Baba; ¿No es posible hablarle en voz baja?, ¿por qué gritas a una persona cuando estás enojado?. Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía a Meher Baba.

Finalmente el gurú explicó: Cuando dos personas están enojadas sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, con el fin de poder escucharse. Cuanto más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse el uno al otro a través de esa gran distancia.

Luego Meher Baba preguntó: ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente… ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. Meher Baba continuó: Cuando se enamoran aún más, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se acercan más en su amor. Finalmente, no necesitan siquiera susurrar, solo se miran... y eso es todo.


Luego Meher Baba concluyó: Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen. No digan palabras que los distancien más. Llegará un día en que la distancia sea tanta, que no encontrarán más el camino de regreso.

Arturo Graf
(Publicado por Ignacionovo en Paperblog)

*Meher Baba (Pune, 25 de febrero de 1894 – Meherazad, India, 31 de enero de 1969), fue un gurú (maestro espiritual) indio que declaró ser el avatar de esta era.

Reflexión final:
 "Todas las personas que no tienen nada importante que decir,
hablan a gritos" (Enrique Jardiel Poncela)





O son sordas...

25/12/12

EL ÚNICO HABITANTE DE LA CALLE

Navidad, 25 de diciembre de 2012, 11 en punto de la mañana, cuarto día después del "fin del mundo".

A pesar de que sopla un airecillo frío, anunciador de un cambio climático inminente, es soportable aún en mangas de camisa, y tal cual, desde la barandilla del balcón atisbo una atípica mañana invernal, de sol radiante y despejado cielo que, tras la cena de nochebuena, la juerga y la posterior cogorza, por mor de la consiguiente resaca, aparece deshabitada por completo.


En la parte alta de la rúa, el único movimiento que percibo es el de dos flamboyanes que, al unísono, agitan, quién sabe desde cuándo, con levedad sus copas, sin llegar a tocarse, sin llegar a brindar... acaso desde anoche. Mientras, en mitad de la calle, una palmera phoenix, agotada, sacude aún con orgullo su esbelta cabellera. Y abajo, en la avenidad, en la misma puerta del ambulatorio, otra palmera, de abanico esta vez, agita con urgencia el verde de sus lamas. 

 

Mi mirada se posa entonces en las liñas vacías que llenan azoteas donde ya nadie tiende, y echo de menos, con algo de nostalgia, el tremolar al viento de la ropa, cual banderas de colorines múltiples o hinchadas velas de infantiles navios imaginarios que la memoria surcan. Y caigo en la cuenta de que es navidad del año 2012 de la era cristiana, y no sale ni dios.


No sólo hay ausencia de ciudadanos en esta ciudad quieta, vacía, adormecida aún; ni siquiera hay palomas, ni mirlos, ni nubes en el cielo... por no haber, ni transitan vehículos a motor, ni surca el aire con ronco tronar ningún avión, por lo que nada rasga este silencio inusual y mágico a estas horas... hasta que, el ruido de una puerta al abrirse, hace aparecer, de pronto, al único habitante de la calle: Jordi, que, desconcertado, mira a uno y otro lado sin saber bien qué sentido tomar... Y con él, arranca la mañana.

Miguel Ángel G. Yanes

22/12/12

FELICITACIÓN NAVIDEÑA


A todos los amigos y amigas que he hecho a través de la Red; a los que, ya siéndolo de antemano, me han incorporado a sus listas, páginas, muros, etc.; y a todos aquellos que, anónimamente, acceden a mis blogs desde distintos puntos del planeta, les hago llegar un fraternal abrazo y mis mejores deseos para este nuevo ciclo que se inicia (le pese a quien le pese):

Paz, Amor, Felicidad, Salud y... Anarquía Ilustrada, que buena falta que nos hace.


Miguel Ángel G. Yanes

21/12/12

HORMIGAS DEL ESPÍRITU SANTO

Hasta hace pocos años tuve un jardín en el que la tierra, rica y esponjosa, era un paraíso de rollizas lombrices; pero, hete aquí que, un día de verano, se me ocurrió echar unas bolsas de mantillo para que aguantara un poco más la humedad del terreno, y caguela bien cagada, porque allí venían las hormigas más diminutas, más rápidas y más feroces que en la vida he visto. No sé de dónde proceden, aunque hoy en día, con el continuo trasiego de objetos y personas, pueden llegar desde cualquier parte del mundo. Lo que está claro es que, en un abrir y cerrar de ojos, se lo chascaron todo.


Dejaban sus senderos marcados en el césped, amarillento, seco o quemado, no sé si merced al ácido fórmico que disparan o al continuo ir y venir de su cuerpo de ejército, patrullando incansable el nuevo territorio conquistado.

Antes, bastaba remover la tierra superficialmente para que aparecieran lombrices a discreción, pero a partir de la llegada de esas diminutas hormigas, desaparecieron de mi pobre jardín. No quedó ni una para muestra.


En algo que trajimos del norte de la isla, allá dónde aquel jardín antaño paraíso de lumbrícidos, vinieron las jodidas hormigas y ahora, minúsculas, liliputienses, microscópicas casi (hasta el punto de que si no se mueven y no tengo puestas las gafas, no se si son puntos o cagadas de mosca) han inundado por doquier el piso, ubicado en la otra vertiente de la isla. Están en la cocina, en la sala, en el comedor… hasta en el cuarto de baño; que no sé que carajo buscarán allí.

Es por ello, por esa ubicuidad manifiesta, que he dado en llamarlas “hormigas del espíritu santo”, como si fueran fieles representantes de la palomita esa, porque... oiga, es que están en todas partes ¡eh!


Miguel Ángel G. Yanes

17/12/12

EL TIEMPO DEL LOBO


Días de lanza y espadas, se raja el escudo.
Días de tormento y lobos, se hunde el mundo.
No habrá hombre en el mundo que a otro respete.

Según el primer poema del "Códex Regius" de la mitología nórdica (siglo XII), se denomina "El tiempo del lobo" a la época anterior al Apocalipsis:


Posiblemente, a los cinéfilos les suene familiar, ya que, es el título de una película dirigida por Michael Haneke, galardonada con el premio al mejor guión en el festival de cine fántastico de Sitges en 2003, al que fue presentada bajo su título original en francés: "Le temp du loup". Con una introducción magnífica y un desarrollo electrizante, termina perdiendo fuelle y no satisfaciendo las expectativas del público; hasta el punto de que pasó sin pena ni gloria, siendo, contra todo pronóstico, una cinta prácticamente ignorada en nuestro país.


Pues, sin necesidad de aguzar demasiado la vista, no sólo orejas lobunas, sino ojos ávidos y hocicos de afilados colmillos, son visibles a diario; así que me temo qué, en un pispás, todo este sistema caduco y putrefacto se desmorone a nuestro alrededor.

Estén atentos para que, al menos, les caiga la menor cantidad posible de cascotes.

Miguel Ángel G. Yanes

11/12/12

AURRESKU (VÍDEO)

He colgado esta danza vasca en memoria de mi amigo Mauro Pérez Sánchez, recientemente fallecido, a quién, aún no siendo vasco (era leonés de nacimiento y canario de adopción) vi bailarla por primera vez.











¡Va por ti, Mauro, donde quiera que estés!



¿Quién coño sería el o la "metepata" de la cámara fotográfica?

7/12/12

MINÚSCULO (POEMA)


(A Antonio Abdo y Pilar Rey)

Un bosque diminuto
brotó sobre las rocas.

Húmedo y verde, el sueño
dormido entre sus grietas,
se elevó fugazmente
hacia la luz: un tacto
sobre la piel del aire.

Miguel Ángel G. Yanes


30/11/12

EL BMW DE MEDIO MILLÓN DE EUROS

No salgo de mi asombro ante las declaraciones de Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, al afirmar que el BMW blindado serie 7 que la entidad adquirió para él en plena crisis económica, por la "módica" suma de 510.000 euros, "NO ERA CÓMODO".


Hay que ver a dónde pueden llegar los seres humanos siguiendo el curso de determinadas diarreas mentales.


Este señor que, tras 13 años ejerciendo la presidencia de la entidad madrileña, fue sustituido en 2010 por Rodrigo Rato, desapareció prácticamente de la vida pública española, hasta que el rescate multimillonario de Bankia (grupo surgido tras la fusión de 7 cajas de ahorros, con Caja Madrid a la cabeza) ha vuelto a ponerlo en candelero, al ser señalado por la opinión pública como uno de los responsables, junto con el ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, y el recién defenestrado gobernador del Banco de España,  Miguel Ángel Fernández Ordóñez, de la pésima gestión que ha terminado costándole al estado la friolera de 19.000 millones de euros.

Miguel Ángel G. Yanes

27/11/12

GAZAPO PERIODÍSTICO

Ayer, en la prensa insular, se coló un gazapo en la portada de uno de sus diarios. Sobre la fotografía del túnel de Garachico totalmente inundado, pudimos leer el siguiente titular:


Esto sucede porque ha desaparecido la figura del corrector de prensa, y los procesadores de texto no son lo suficientemente "inteligentes" para discriminar entre ' y min, ambos identificativos de minutos, si bien, uno referido a ángulos y el otro a tiempo.

A toro pasado alguien debió darse cuenta del gazapo, y la edición digital fue corregida de inmediato, pero la impresa ya estaba en la calle, y así quedó... para el anecdotario periodístico.


Tengan por seguro que si alguien como el amigo Zezé (q.e.p.d.) hubiera "estado al loro", esto no habría ocurrido.

Miguel Ángel G. Yanes


25/11/12

IGUALICO, IGUALICO...

Hoy quiero dejarles a la vista el texto de un derecho fundamental de la ciudadanía española, recogido en la actual constitución:


Artículo 47

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.



Está claro que dice que la vivienda es un DERECHO.

Preguntémonos entonces por qué se ha convertido en un LUJO, y quiénes son los CULPABLES de que esto ocurra.

Miguel Ángel G. Yanes

22/11/12

¡SIETE DE UN GOLPE!

Hoy, la prensa de las Islas abre con el siguiente titular:

El recorte de altos cargos del gobierno canario en 2013 solo alcanza a siete de 105


Yo abogaría por darle la vuelta a esa tortilla y dejar solo siete de los 105... ¡y todavía me sobrarían siete!

Pondré un ejemplo relativo al mundo militar, extrapolable, al cien por cien, al de la política:

"La tropa, sin generales, puede seguir adelante, pero los generales, sin tropa, no van a ningún lado".

Dice Don Paulino Rivero Baute, a la sazón presidente de este archipiélago africano y atlántico, disfrazado de comunidad autónoma (el archipiégo, no Don Paulino; él se disfraza de otras cosas) que:

"Los presupuestos de 2013 serán duros, porque se trata de administrar "escasos recursos, mal financiados", sin que eso afecte a los servicios públicos de una manera que ponga en peligro "la cohesión social y territorial del archipiélago". "Canarias no se puede permitir el lujo de hacer lo que se está haciendo en otras comunidades, como privatizar hospitales. No nos lo podemos permitir porque la estructura socioeconómica de Canarias es diferente: tenemos más de un 30% de paro y las rentas y salarios más bajos del Estado"

Y para ser solidarizarse con el pueblo canario y colaborar a paliar su aguda crisis económica, termina convirtiéndose en el Satrecillo Valiente y... mata siete:

- ¡Siete de un golpe!... ¡Maté siete!...

Mientras una nube de moscas golosas revolotea a su alrededor.

Miguel Ángel G. Yanes

21/11/12

EL SOL LANZA AL ESPACIO OTRO BOMBAZO DE PLASMA


La eyección de masa coronal, que viaja por el espacio a 724 km por segundo, ha sido captada por una sonda de la NASA


Después de varios días en los que el Sol ha mostrado una gran actividad, el observatorio espacial STEREO de la NASA ha captado, hace unas pocas horas, una eyección de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés), una gigantesca nube ardiente de partículas y radiación que ha salido disparada desde la superficie del astro rey hacia el espacio.

Este bombazo de plasma no debe ser confundido con una llamarada solar, una erupción que no siempre provoca la súbita liberación de gran cantidad de materia solar que conlleva la eyección. Estas partículas pueden alcanzar la Tierra entre uno y tres días después. Si apuntan directamente hacia nuestro planeta, pueden afectar a los sistemas eléctricos y los satélites, de los que depende nuestra civilización cada vez más tecnológica.


La imagen de la nueva eyección sobre estas líneas fue tomada a las 15.54 del martes (hora española), unas dos horas después de que saliera del Sol. Los modelos de investigación experimental de la NASA, basados en las observaciones de STEREO, muestran que el bombazo fue lanzado a una velocidad de 724 kilómetros por segundo. Aunque parezca rabiosamente rápido, la realidad es que se trata de un proceso lento si se compara con la velocidad media de estos fenómenos.

Las CME pueden causar un fenómeno meteorológico denominado tormenta geomagnética, que ocurre cuando golpean el exterior del envoltorio magnético de la Tierra, la magnetosfera, durante un período prolongado de tiempo. En el pasado, las eyecciones de esta velocidad no han causado generalmente tormentas geomagnéticas sustanciales. Han provocado auroras cerca de los polos, pero no es probable que causen perturbaciones en los sistemas eléctricos en la Tierra o interfieran con el GPS o los sistemas basados en satélites de comunicaciones.

abc.esabc_ciencia / madrid
21/11/2012

13/11/12

DECLARACIÓN DE HUELGA


"La huelga no sirve para nada. No nos hacen caso. No es el momento de hacerla. Es una huelga convocada por los sindicatos que han sido cómplices de los partidos políticos. Estoy cansado de protestar y de que nadie nos escuche. No puedo permitirme perder un día de sueldo. Tengo miedo a que me echen si hago huelga. Estoy harto de arriesgarme para luchar por los derechos de los que no la hacen. Cuando gobierna la izquierda no se convocan tantas huelgas. Hacer huelga general en medio de la crisis es una irresponsabilidad."

Javier Gallego (periodista y músico)

He leído y escuchado muchas justificaciones como estas para no secundar las huelgas generales y en concreto la huelga general de este miércoles, 14N. Entiendo muchas de ellas, respeto algunas, pero no comparto ninguna. Por una sencilla razón: siento que no me queda más remedio que hacer esta huelga. Me han empujado a hacerla empujándonos contra las cuerdas. Me han forzado a hacerla condenándonos a trabajos forzados. Nos han llevado hasta tal punto de desesperación y desesperanza, de indignación y abandono, de paro y penuria, que no me queda más remedio que parar para pararles, de hacer huelga para tener una esperanza y de indignarme para no sentir que me abandono.

No solo es que quiera hacer huelga, no solo es que creo que debo hacerla, es que siento que tengo que hacerla porque si no la hiciera, ya no podría llamarme a mí mismo ciudadano. Me llamaría vasallo. No pretendo desacreditar a quienes no creen en esta huelga, por favor, que nadie se sienta insultado. Solo digo que si yo no la hiciera, sentiría que estoy faltando a mi deber como miembro de esta sociedad que se desmiembra. He dicho bien: un deber, no solo un derecho.


Esta huelga es un deber porque derechos no nos quedan. Solo nos quedan obligaciones: la obligación de obedecer por decreto y por la fuerza a los recortes, repagos, desahucios, rescates bancarios, congelaciones salariales, subidas de impuestos, bajada de las pensiones, abaratamiento del despido, privatización de la Sanidad, empobrecimiento de la Educación, reducción de la prestación de desempleo, censura y control de los medios de comunicación públicos. Y mientras la mayoría solo tiene obligaciones, la minoría solo tiene derechos. Derechos que son privilegios pues solo ellos los tienen: privilegios bancarios, fiscales, políticos y judiciales. Por eso también la huelga se ha convertido para mí en una obligación. Me impongo la huelga mientras nuestros gobernantes impongan la desigualdad social por decreto.

Me impongo la huelga por decreto porque no me han dejado otra. No me han dejado otra opción porque están acabando con todas nuestras opciones de vida. Y no es que crea que esta huelga es la única posibilidad de protesta pero pienso que no podría reclamar más opciones si dejo pasar una sola de las pocas oportunidades que tenemos de manifestar nuestro desacuerdo. Ellos no pierden oportunidad para hacernos retroceder. Nosotros no podemos dejar pasar una manifestación, una protesta, un artículo, una sentada, una huelga, una cacerolada, para decirle a este Gobierno incivil, a esta Oposición cómplice y a este Parlamento enfermo que no toleramos más sus ataques, sus traiciones y sus desprecios. Yo ya no puedo. Para mí esta huelga es ineludible. Una vez que di el primer paso para oponerme a este ataque a los ciudadanos, ya no puedo echarme atrás mientras no den marcha atrás. Por más que me repitan que esta huelga no sirve. La única que huelga que seguro que no sirve es la que no se hace.


Estoy casi convencido de que no será una de las huelgas generales más seguidas (espero equivocarme) y aún así estoy más convencido que nunca de que hay que hacerla. Aunque el Gobierno y sus exégetas de la prensa insulten, menosprecien y caricaturicen a los huelguistas. Aunque parezca que no tenido incidencia ninguna. Todo eso me da igual. Me da igual si es una huelga oportuna, necesaria o útil. Hay cosas que uno siente que tiene que hacer aunque no sirvan para nada. Por su propia dignidad, por su conciencia, por su compromiso.

Además es incierto que sea inútil. Si durante estos últimos cuatro años, los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca hubieran pensado por una sola vez que su lucha no iba a dar resultado, si hubieran decidido no ir a parar un desahucio porque sabían que era inevitable, hoy no estaríamos hablando de que el Gobierno y la Oposición quieren pactar una nueva ley para parar los desahucios ni de que la banca ha suspendido de forma inmediata los casos más extremos. Por los que luchan cada día, no solo el día de huelga, yo hago huelga.


Es más, no solo hago huelga, declaro la huelga porque definitivamente estamos en lucha. Declaro la huelga a todos nuestros representantes porque están el huelga como representantes nuestros.

o le declaro la huelga al Gobierno y al resto del Parlamento porque le han declarado la guerra al ciudadano. Le declaro la huelga porque no me rindo. Y no me queda otra que declararle la huelga porque creo que aún hay remedio.

Datos tomados de eldiario.es
Zona Crítica
Javier Gallego
13/11/2012

Me sumo, pero a regañadientes, porque estoy de uñas con los sindicatos mayoritarios, verdaderos consentidores de lo que está ocurriendo, máxime, cuando sabiendo el poco tirón que tienen en la actualidad después de tantos platos de lentejas, han convocado la manifa a las 6 de la tarde, en lugar de a las 9 de la mañana. ¡Vergüenza me dan!

A pesar de los pesares, reconozco públicamente que no puedo serme infiel a mí mismo, así que iré.

12/11/12

NO SÉ CÓMO INTERPRETAR ESTO

Mi capacidad de comprensión ha sido desbordada. No sé cómo interpretar esto:

Sanidad dice que cierra cirugía infantil "por el bien de los niños"


La decisión de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias de cerrar la Unidad de Cirugía Cardíaca Pediátrica del Hospital Materno Infantil que atiende a todos los niños con cardiopatías de las Islas centró ayer buena parte de la actividad parlamentaria. Con una tribuna repleta de representantes de la Asociación Corazón y Vida, padres de niños tratados en el citado centro hospitalario e incluso profesionales sanitarios del mismo, la consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza, aseguró que la decisión no tiene marcha atrás "porque se toma por el bien de los niños", aludiendo a que el traslado a la Península es la opción de mayor calidad y seguridad.

Datos tomados del periódico EL DÍA
G. MAESTRE, S/C de Tenerife

Toda esta rebambaramba obedece al hecho de que, nuestros "queridísimos*" representantes políticos, le están siguiendo el juego al gobierno central: uno más, en la larguísima serie de recortes encaminados a colapsar la sanidad pública, con el único objetivo de demostrar su inviabilidad para conseguir, más temprano que tarde, la tan perseguida privatización. Ya verán.

(*) Iba a escribir "queridos"; menos mal que me di cuenta a tiempo. Los canarios, conocedores del doble significado que dicha palabra tiene en nuestro vocabulario, hemos de hilar muy fino para no llevar a nadie a confusión o engaño.

9/11/12

ACERAS Y PRETILES


Me gustaría saber quién fue el tolete (o la toleta) que decidió, hace unos años, que se cambiarán las losetas acanaladas o de "cigarrillo" que, desde siempre, se utilizaron para pavimentar las aceras de esta ciudad, sustituyéndolas por otras lisas y grises que, cuando se mojan, resbalan como la madre que las parió, sobre todo en las calles con una cierta pendiente. Fíjense ustedes si Santa Cruz las tendrá con esa característica.


Estas nuevas losetas, feas y hasta tristes, están adornadas, a cortos intervalos, con una raspa de pescado a la que hay que echarle un exceso de imaginación para llegar a ver un chicharro (símbolo por antonomasia de esta ciudad) y que, supongo, sería la idea subyacente en tal reposición, a todas luces innecesaria, porque la mayoría de las aceras, salvo por un exceso de "chiclosis", se encontraban en perfecto estado; plan de Barrios creo que se llamó ese proceso de quita y pon.

Observen que en las repaciones ya se imponía el gris

Pero no sólo se limitó el juego a las losetas; se hizo lo propio con los antiguos pretiles de piedra ¡que se hallaban intactos! y que fueron sustiuídos por los actuales de hormigón, cuya calidad pueden observar en la siguiente fotografía.


Un detalle: las losetas, al ser levantadas se rompen siempre, pero no los antiguos pretiles de piedra que, además, fueron sacados con sumo cuidado, apilados con mimo y trasladados con la misma delicadeza, lejos de la mirada curiosa de los cuidadanos.


A saber a qué país habrán ido a parar y a quién-es le habrán llenado los bolsillos.  

Desconozco si hubo sisa, ordeño o mamanduria de las arcas municipales, pero ante la corrupción imperante y la connivencia entre la clase política y los empresarios de la construcción, me asalta una duda más que razonable.

¿A ustedes no?

Miguel Ángel G. Yanes

7/11/12

LA TUMBA DE FRANZ KAFKA (POEMA)


Húmeda y gris, la niebla,
Con tristeza otoñal
Cubre los viejos álamos
Del camposanto y crece

A medida que menguan
Las hebras de la luz.

Un silencio de abrazos
Sobre el mármol, advierte
La inmensa soledad,
La angustia y el temor

Mordiendo con su borde
De afiladas esquinas.

Gotea en los rostros
Fríos de las estatuas,
Resbala por las fuentes,
Se adhiere a las columnas,
Toca la helada piel… y calla

Hasta el más intrépido
Gorrión del cementerio.

Desde la recóndita
Hondura de la tumba
Un sepulcral suspiro
Incontenible escapa;

A través de la tierra
Fría y mojada asciende.

Atemporal, helada,
La hiedra enana trepa
Por la desnuda lápida
Como si acaso huyese.

Palpitan en su urdimbre
Sueños, ansias, anhelos,

Reconvertidos
En minúsculas hojas:
Leves pentágonos
En los que transmutaron
Miedo, dolor, olvido,

Buscan tocar el blanco
Resplandor de la calma.

Transubstanciación final,
magia sagrada, alquimia,
desenlace del alma,
ritual acontecido
en un crisol oscuro:
 
El profundo atanor
De las raíces.

Miguel Ángel G. Yanes

5/11/12

ANTIGUAMENTE

Éste es un adverbio de tiempo que me gusta en particular.

Los canarios ya entraditos en años lo usamos a menudo para significar algo que, sin ser histórico o remoto, ocurrió en otra época, como lo acontecido en los lejanos años de la infancia. Es decir, que lo aplicamos a nuestra propia antigüedad. Por ejemplo, cuando rememoramos el trajín de nuestras abuelas en sus múltiples tareas, solemos referirnos a ellas utilizando frases como, "Antiguamente, los quehaceres domésticos de las abuelas eran duros y penosos: lavar la ropa a mano (no había lavadoras), fregar los suelos de rodillas (no había fregonas), usar pesadas planchas de hierro, que tenían que calentar al fuego (no las había eléctricas)...


Pero, antiguamente, en aquellos años duros de posguerra, a pesar de la represión política y social, de tanto sonsonete religioso y de ser pobres a rabiar, existía aún una cierta alegría de vivir. Siempre recuerdos los cánticos de las mujeres al llevar a cabo sus labores diarias, ya fuera tendiendo la ropa, limpiando el polvo, barriendo, cocinando... ¿Dónde fue a parar aquella alegría?

Cuando, antiguamente, los niños deteníamos de golpe nuestros juegos, y muy serios, nos presignábamos al unísono, era que una carroza funeraria pasaba ante nosotros; cuando elevábamos al cielo, también al unísono, las infantiles manos, era porque pasaba el avión bimotor, con su ronquido y su humareda; y si sonaban las campanadas del mediodía, todos a una, dejábamos el juego y corríamos a casa, porque era ya la hora de almorzar. Hoy cuesta entenderlo, ya que, hemos variado bastante el ritmo de nuestras vidas con respecto al de la naturaleza, pero antiguamente, levantarse a alba, comer al mediodía y cenar a la puesta del sol, era lo cotidiano.


Antiguamente, no sé si será por esa pátina con la que se tiñen los recuerdos, todo tenía otro color, otro olor, otro sabor; aunque, a lo mejor, lo que era distinto venía a ser nuestra mirada, nuestra forma de ver y de entender las cosas, y quizás el resto de los sentidos se adaptaban a ella. Vayan ustedes a saber.

De todas formas, me sigue gustando referirme a los detalles y aconteceres de aquella época no tan lejana en realidad (apenas un rato) anteponiendo ese adverbio que me llena la boca: antiguamente.

Miguel Ángel G. Yanes

31/10/12

¡ZAPE!

Curiosa palabra esta. Aunque el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española la define como no árabe, especifica que, sin embargo, fue de uso común entre los pueblos de dicha lengua, e incluso se sigue empleando en la actualidad en Marruecos. Viene a ser una interjección de tipo coloquial, utilizada para ahuyentar a los gatos, para manifestar extrañeza o miedo al enterarse de un daño ocurrido o para denotar el propósito de no exponerse a un riesgo que amenace. Hay una segunda acepción menos utilizada, relativa a juegos de cartas, pero no viene a cuento; quiero referirme específicamente a la primera.

Allá, en la lejanía de la infancia, cuando el gato, haciendo dejación de su rol de caza-ratones y guiado por el aroma fresco del pescado, merodeaba a su alrededor, la abuela, agitando su paño de cocina, lo espantaba gritando ¡zape!,  y aquél huía de inmediato pero sin alejarse demasiado. Atento y expectante, seguía el femenino trasiego sin perder detalle, esperando un despiste, el momento idóneo, la oportunidad de poderles robar una sardina; cosa que casi siempre conseguía, a veces incluso, sin que las mujeres se enterasen.


Hoy, en la barra de un bar, ante el encendido discurso desagradable y sexista de unos de los parroquianos, y aunque no iba conmigo, me vino a la boca el "espantón" del gato: ¡zape!

Hay que ver cómo la biblioteca de la memoria mantiene activa su información sin necesidad de actualizarla. Tantos años sin usar, ni recordar siquiera esa palabra, y en el momento justo, como si se tratara de un ave adormecida, agita las alas, las desempolva y vuela fugaz hasta mi boca.

Miguel Ángel G. Yanes

29/10/12

LA VERDAD Y LA MENTIRA (PARÁBOLA)


Caminando por la Tierra, una tarde de calor bochornoso, la verdad, vestida con sus radiantes ropajes se acercó a la orilla de un río. Decidió refrescarse y quitándose sus deslumbrantes atavíos, los dejó colgados en unas ramas y se sumergió en las frescas aguas. Poco después, la mentira acertó a pasar por el lugar, quedando fascinada por las estupendas vestiduras de la verdad. Sin dudarlo un momento, se desprendió de sus oscuros y ajados harapos y se vistió con las ropas de la verdad. Así ataviada, fué donde vivían los hombres, quienes al verla tan luminosa y brillante, la tomaron por la verdad y, con gran regocijo, la acogieron entre ellos. Cuando la verdad salió de las aguas, buscó inútilmente sus ropajes y al no encontrarlos se acercó, temerosa y desnuda, hasta donde habitaban los hombres. Pero éstos, al verla, la echaron a pedradas. La verdad, triste y solitaria, regreso por donde había venido y encontró los harapos de la mentira, y a falta de algo mejor, se los puso, presentándose de nuevo ante los hombres, quiénes, al verla con aquellas raídas vestiduras, la tomaron por la mentira y acabaron aceptándola . Se dice que desde entonces andan entre nosotros: la mentira disfrazada de verdad y la verdad de mentira.

Y así nos va...

Desconozco el autor de esta parábola, pero, a través de ella, queda clarísimo el significado de esa frase:

"la verdad desnuda".

Miguel Ángel G. Yanes

27/10/12

ESA E.S.O. O SEA... ESO

Con la nueva Ordenanza Reguladora del Taxi, los futuros taxistas de Madrid tendrán que haber completado la E.S.O. e ir vestidos correctamente.


Considerando que no resulta estrictamente necesario tener una titulación académica para conducir un taxi, a la vista de esta noticia, y obviando a los taxistas profesionales que ya peinan canas, a  mí me parece vergonzoso que el Estado no se haya ocupado de que TODOS los jóvenes que se adentran en el mundo laboral tengan terminada, como mínimo, la Enseñanza Secundaria OBLIGATORIA, actuando necesariamente ante la falta de visión de padres (y madres) que no se preocupan lo suficiente, permitiendo a sus hijos abandonar los estudios a destiempo para que, a la postre, vengan a ser réplicas de sus progenitores, la mayoría de las veces, carentes de cultura y educación, y con escasas posibilidades laborales. Nunca he entendido la postura de esos padres (y madres) que no buscan para sus hijos un futuro mejor que el que a ellos les deparó la vida. No los empujan a seguir estudiando, no los apoyan, no se implican en su evolución; no sé si por egoísmo, comodidad, pocas luces o qué.

En cuanto a la medida sobre la vestimenta, hasta cierto punto me parece correcta. Considero que un conductor público ha de cuidar su imagen: ir aseado, con ropa adecuada y sobre todo limpia. Por respeto a sus clientes, no es de recibo ir en cholas, pantalón corto y camiseta de asillas, y mucho menos si le cantan las axilas y lleva la ropa llena de lamparones. En relación al calzado, creo que se podría ser permisivo, y en aras de la comodidad, permitir el uso de zapatillas deportivas, siempre y cuando estén en buen estado. Recuerden que, antiguamente, los taxistas usaban uniforme e incluso gorra... ¡Tampoco es eso!


Aunque cultura y educación deberían ir siempre de la mano, tener estudios no siempre implica tener educación. Esas cosas "se maman" en el entorno familiar, no en la escuela, el instituto o la universidad.

Con su permiso, les voy a adjuntar una antigua entrada de este blog, sobre un determinado taxista que conozco, y que no sé, a ciencia cierta, si tiene esa E.S.O. o sea... ¡eso!:

25/06/11
COMO DE AQUÍ A LA LUNA


Conocí a L en Madrid, allá por los años 80, a través de una de sus hermanas que, en aquella época, era compañera mía de trabajo. Fue a raíz de un curso al que la empresa me envió de rebote. Creo que no había nadie más a quien poder mandar en ese instante; lo digo porque en mis 35 años de vida laboral sólo asistí a dos cursos: ése en la metrópoli y otro, años más tarde, en la hermosa capital de Andalucía.

L era el garbanzo negro de la familia, no porque fuera un juerguista, un ludópata, un delincuente o algo peor, sino porque, mientras sus tres hermanas habían accedido a la universidad, consiguiendo licenciarse en distintas disciplinas, él se había negado a estudiar y terminó trabajando de taxista, lo que a los ojos de los suyos, era algo así como un demérito, habida cuenta del apellido y de la posición económica familiar.

- ¡Mariconadas!... habría dicho él.


De carácter franco, alegre y dicharachero, era un excelente conversador, hasta el punto de que, entre el aire acondicionado del taxi y el run run de su voz, resultaba, contra todo pronóstico, una verdadera gozada atravesar Madrid. Se podía hablar con él de cualquier cosa: fútbol, cine, política, filosofía, cultura, religión... ¡extraterrestres!... versado en todas ellas, era un verdadero pozo de sabiduría convertido en taxista.

Hicimos amistad, y en las dos semanas que permanecí en la urbe, aparte de salir de copas alguna que otra noche y echar largas e interminables parrafadas, conocí también a su familia. Él, soltero empedernido (un desprestigio más para la saga) me llevó a visitar a las dos hermanas que tenía en Madrid; doctora en medicina una, y licenciada en derecho la otra: amables, corteses, educadas, pero acaso un pelín estiradas para mi gusto; todo lo contrario que su hermano, a quién los dioses habían bendecido con un don especial que, desde mi óptica, lo convertía, entre otras cosas, en el más feliz de la familia.

Era cierto que L carecía de títulos universitarios pero, entre su inteligencia emocional, su afán de conocimientos, el trato diario con el público, su facilidad de palabra y su desmedido amor por la lectura, venía a ser más culto que sus hermanas, como de aquí a la luna.


Miguel Ángel G. Yanes