29/1/11

EL TÚNEL DEL TIEMPO

Se han repuesto infinidad de antiguas series televisivas, algunas incluso en diferentes ocasiones, pero hay una que recuerdo especialmente y que, al menos en este país, no ha vuelto a reponerse; me refiero a "El túnel del tiempo", serie norteamericana de ficción, que en los años 60 inflamaba nuestra imaginación infantil, al tiempo que nos enseñaba también algo de historia de la humanidad. Estaba inspirada en la teoría de la relatividad de Albert Einstein: Partiendo de la premisa de que es posible efectuar viajes en el tiempo, el gobierno de los EEUU logra construir una máquina, una especie de espiral gigante que, instalada en un lugar subterráneo, bajo las arenas del desierto de Arizona, permitía tal proceso.


La serie (en blanco y negro) no se caracterizaba exactamente por su excelente ambientación o vestuario, pero era bastante entretenida y, en ocasiones, sus argumentos eran bastante interesantes. Venía a tratar las aventuras de dos científicos que, una vez introducidos en el "túnel", viajan a distintas épocas y lugares, pero que, debido a un fallo de la máquina, se ven imposibilitados a regresar al presente.

Que digo yo, que si no cabría la posibilidad de enviar a tanto político nefasto que nos ha tocado en suerte, a través de un túnel de esos, a buscar ideas al pasado. Lo digo porque, a lo mejor, encuentran alguna que se le haya perdido a alguien, o quizá tengamos la suerte de que el invento también se averíe y nos dejen en paz,  perdiéndose para siempre en las circunvoluciones del tiempo.

Miguel Ángel G. Yanes

28/1/11

UNA FRASE MAGNÍFICA (THEILARD DE CHARDIN)

"NO SOMOS SERES HUMANOS TENIENDO UNA EXPERIENCIA ESPIRITUAL,
SOMOS SERES ESPIRITUALES TENIENDO UNA EXPERIENCIA HUMANA".

Teilhard de Chardin

25/1/11

"TRIPLE ENTENTE" VS. "LEY SINDE"

¿Recuerdan ustedes algo de la Triple Entente?... La verdad es que ya queda un pelín lejos en lo que a la historia se refiere, pero procuraré refrescarles la memoria:


Fue una coalición que, a través de diversos acuerdos, aglutinó a Francia, Gran Bretaña y al Imperio ruso en las postrimerías del siglo XIX y comienzos del XX. Estos acuerdos les permitirían coaligarse posteriormente para enfrentarse, en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), a la Triple Alianza, compuesta por el Imperio alemán, Imperio austrohúngaro e Italia, a los que terminaron derrotando, merced a la entrada de EEUU en el conflicto, con cuyo apoyo, el avance aliado resultaría imparable.


Bien. Pues hecho el apunte histórico, ahora voy a intentar crear unas ciertas similitudes que me permitan una argumentación coherente:

En este país nuestro de cada día, se acaba de crear una triple alianza (Gobierno, Partido Popular, Convèrgencia i Unió) para sacar adelante la famosa "Ley Sinde"; lo que equiparo al acuerdo de las potencias centrales europeas durante la Primera Gran Guerra, cuando, sabedoras de su inmenso potencial, decidieron invadir al resto de países y hacerse  dueñas del continente. ¡Ah! pero "los chiquitos" les salieron respondones. Se entendieron entre ellos, y formando una liga común, lograron frenarlos; aunque luego habrían de buscar un socio poderoso que les permitiera vencerlos.


Ahora es cuando se plantea la urgente necesidad de agruparnos: asociaciones de internautas, de consumidores, de vecinos... de formar una entente, triple, cuádruple o como sea, para presionar y plantarle cara a esta situación, ya que, a la ley (que vulnera claramente derechos fundamentales como la libertad de expresión o la protección de datos, y convierte a los jueces en simples comparsas) le queda todavía un largo trámite hasta su aprobación final. Me parece que si nos entendemos, podremos meter mucha bulla.


¡Un momento!... ¿Hay algún socio poderoso que esté dispuesto a ayudarnos?

Miguel Ángel G. Yanes

21/1/11

TOLONDRONES

Bueno, hoy voy a meterme en camisa de once varas, aunque reconozco que me queda larguísima, pero quiero intentar explicar a qué llamamos los isleños "tolondrones", aunque para ello deba empezar explicando primero qué es el gofio; luego ya llegaremos a los tolondrones.

El gofio, al parecer alimento de origen bereber, era ya importante fuente alimenticia para nuestros antesapados guanches, en los tiempos anteriores a la conquista española de las Islas Canarias. Consistía en harina tostada, principalmente de cebada o trigo pero, con posterioridad, con la llegada del maíz o "millo", de allende las américas, se fue sustituyendo, poco a poco, por éste; aunque en la actualidad también suele hacerse de garbanzos, habas, centeno... si bien en menor medida.


El gofio es un producto que contiene vitaminas, proteínas, minerales, fibras, pero sobre todo se caracteriza por su carencia absoluta de conservantes y colorantes, y dada su facilidad de almacenamiento, que sólo requiere mantenerlo alejado de la humedad, fue relativamente fácil para los emigrantes canarios, como alimento indispensable, transportarlo en barco hacia el Nuevo Mundo: aquella tierra de promisión con la que soñaban nuestros antepasados, muchas veces en un intento de huir de las hambrunas cíclicas que azotaban la islas.

Pues así arribaron, a las costas americanas, los canarios y el gofio. Y a la larga, éste quedó como claro referente de la cultura isleña, hasta tal punto que se sigue consumiendo en la actualidad en diversos países de Suramérica, Centroamérica e Islas del Caribe, tales como Uruguay, Venezuela, Nicaragua, Cuba, Puerto Rico... países que acogieron sus manos trabajadoras y su particular idiosincrasia, adoptando también, a su vez,  costumbres y comidas isleñas llegadas con ellos desde las remotas costas de África.


El gofio, como alimento representativo, es una clara seña de identidad del pueblo canario, y haberlo hecho llegar a América, y que allí perviva durante siglos, un logro magnífico y un verdadero orgullo, aunque se utilice de diferentes formas y maneras.

Ahora voy a intentar explicar lo de los tolondrones:

El diccionario de la R.A.E. reconoce la palabra tolondrón como: "aturdido, desatinado, tonto", y en una segunda acepción como "chichón".
Aunque también identifica... a tolondrones:
1. loc. adv. Con tolondros (‖ chichones).
2. loc. adv. Con interrupción o a retazos.

A este segundo significado es al que quiero referirme al hablar de lo que los canarios llamamos "tolondrones": Son los grumos, fragmentos o restos de gofio que quedan en la superficie de la leche caliente una vez revuelta, y que, dicho sea de paso, resultan deliciosos tomados a cucharadas.


¿Que por qué he contado todo este rollo? ¡Muy fácil! Porque me gusta que cuidemos nuestras palabras, y estoy hasta los nepes de oír decir a la gente "gofitos", refiriéndose a tolondrones.

Miguel Ángel G. Yanes

17/1/11

LOS FERRARI DEL ESPÍRITU SANTO


Hay dos Ferrari, uno rojo y otro amarillo (siempre viajan juntos) que deben ser del Espíritu Santo: lo digo por el don de la ubicuidad. Al menos esa sospecha tengo, porque vaya donde vaya, siempre están ahí; como ayer, que los hallé aparcados sobre el paso de peatones de la parroquia de Santa Rita en Punta Brava (Puerto de la Cruz), uno a cada lado, de modo y manera que había que sobrevolarlos para poder cruzar o, como hicimos en cierta ocasión unos amigos, jóvenes aún, cuando, estando el semáforo verde para nosotros, un taxi se detuvo sobre el paso de cebra y, ni cortos ni perezosos, ante el asombro del conductor que no supo reaccionar a tiempo, entramos uno a uno por la  derecha, y con la misma, salimos por la izquierda.

¡Coño!... esto está tomando tintes políticos.

Estaba yo en esas disquisiciones, cuando observé a una señora que, con dos críos cogidos de la mano, intentaba atravesar la calle justo por delante de los Ferrari. Detuve mi vehículo y los dejé pasar. La señora hizo dos gestos consecutivos: uno hacia mí, de agradecimiento, moviendo la cabeza de arriba abajo, y otro de desprecio, de derecha a izquierda (vuelta la burra al trigo), hacia los coches del Espíritu Santo.


Y digo yo: ¿Para qué necesitará dos coches el Espíritu Santo? ¿Tendrá doble identidad cuando no ejerce de paloma? ¡Joder! Que complicado se está poniendo esto. Mira que si ahora resulta que en vez de una trinidad van a ser cuatro... Mejor dejarlo estar y atender a lo mío, porque es la enésima vuelta que doy y no consigo aparcar. Me da que la familia ya estará llegando a los postres.

Miguel Ángel G. Yanes

13/1/11

¿POR QUÉ SE PUBLICITA LA VIOLENCIA?


Es una pregunta estúpida; lo reconozco, pero me la hago constantemente (debo ser lo bastante "estúpido" para seguir haciéndola) pero es que, aunque conozco la respuesta, no me satisface en absoluto.

La respuesta es: ¡dinero! Todo vale, todo sirve mientras genere dinero en abundancia, pase lo que pase y caiga quién caiga.

Pues yo creo (supongo que otros "estúpidos" también lo creerán) que hay cosas a las que no debería dárseles ni un mínimo de publicidad por mucho dinero que produzcan. Por ejemplo, a la tremenda pelea entre chicas negras, que apareció en la pantalla televisiva días atrás, donde, la furia de la contienda fue de tal magnitud, que algunas de ellas (heridas y contusiones aparte) quedaron completamente desnudas. Por lo visto se trataba de las "féminas" de dos bandas rivales de Florida (EEUU) que se citaron de madrugada en una gasolinera para "arreglar" sus diferencias a mamporro limpio.


Así como a los "estúpidos" nos provocó pena y angustia el espectáculo, sé que hay también quienes difrutaron contemplando esas imágenes. El peligro es evidente. ¿Cuánto tardará algún grupo violento en imitar a esas descerebradas, organizar una tangana por el estilo, grabarla y ponerla de moda? Denles tiempo y verán. Da grima ver la ingente cantidad de vídeos que hay colgados en Internet sobre todo tipo de peleas, y más aún, la cantidad de visitas que reciben.

Ahora les voy a explicar por qué no quiero curarme de ser "estúpido": Porque, entre otras cosas, me niego a rendir culto a la violencia, aún a sabiendas de que esta sociedad está basada en eso. Lo podemos ver en todas las facetas de la vida, desde la más tierna infancia, donde un crío muerde o golpea a otro, hasta llegar a las guerras de los adultos, en las que, gente que no se conoce de nada (padres, hijos, hermanos... de uno y otro bando) aleccionados por la propaganda y, siguiendo órdenes de otros que nunca dan la cara, se matan entre ellos. Y no hablemos ya del cine o de la televisión. Empezando por los dibujos animados, donde un ratón martiriza continuamente a un gato, hasta la inmensa mayoría de las películas, porque ya sean de suspense, dramáticas, bélicas, policiacas, de terror... en todas ellas, en mayor o menor medida, siempre aparece la violencia.


Miguel Ángel G. Yanes

9/1/11

LOS INCÍVICOS DE LA BASURA

Vivir en comunidad exige pequeños sacrificios en aras de la buena convivencia, pero no todos están dispuestos a cumplir las normas más elementales. Sirvan de ejemplo las manías que tienen algunos ciudadanos a la hora de depositar las bolsas de basura con los residuos diarios del hogar. Los hay de lo más variopinto:


* El descuidado, que levanta la tapa del contenedor, tira dentro su bolsa, pero luego no se molesta en cerrarlo, con lo cual el mal olor y las moscas se enseñorean del lugar.

* El vago, que por no esforzarse en elevar la tapa, deposita la bolsa junto al contenedor. Roedores, felinos o cánidos la romperán y esparcirán su contenido, buscando algún que otro manjar en su interior.

* El caradura, que deja la bolsa sobre la tapa, obligando al que venga detrás, a retirarla, por no hacerla caer fuera en el momento de levantarla para depositar la suya.

* El comodón, que ni siquiera se molesta en acercarse al punto de recogida y, si cabe, introduce la bolsa de basura en la primera papelera que encuentra.

* El violento, que (lo acabo de presenciar esta mañana) abre el contenedor, echa su basura, lo vuelve a cerrar y... de propina, percatándose de que es de plástico, le da una tremenda patada.

* El pirómano, que aprovecha para tirar la basura cuando todos duermen, y de paso, pegarle fuego a los contenedores, con el riesgo más que evidente, de que las llamas afecten a los vehículos cercanos e incluso a las viviendas.


Si pasamos de cuidar los pequeños detalles, el mal ejemplo cunde y los problemas crecen. Ocurre así en todos los aspectos de la vida.

Miguel Ángel G. Yanes

7/1/11

EL CERNÍCALO Y YO (POEMA)


Mi alma y el cernícalo
son figuras simétricas.

Cuando se superpongan...
¡todo habrá terminado!

Será mi fin del mundo.

Miguel Ángel G. Yanes